El ambiente preparado

por Betzabé Lillo

Una de las premisas desarrolladas por Maria Montessori es que niñas y niños aprenden mejor cuando el contexto de aprendizaje (Ambiente Preparado) en el que se encuentran es armónico. Si el ambiente educativo y el maestro consiguen responder a sus etapas de desarrollo, a sus necesidades y estilos de aprendizaje, se lograrán aprendizajes significativos. En un Ambiente Preparado que genere las condiciones básicas para aprender en armonía a través de la libre elección de trabajo, se promueve la responsabilidad, una autoimagen positiva y una construcción de una identidad colectiva que les permite a todos quienes forman parte de dicha comunidad velar por una participación más activa en su proceso de aprendizaje.

Su propuesta de trabajo en Ambiente Preparado tiene una doble connotación: un Ambiente Preparado Físico y un Ambiente Preparado Psíquico donde el equipo pedagógico diseña condiciones favorables para la construcción social del conocimiento según lo permitan las características del desarrollo propio de cada uno de sus estudiantes, pues tal y como lo señala Vigotsky (citado en Baquero, 1996) “el conocimiento es resultado de la interacción social; en la interacción con los demás adquirimos conciencia de nosotros, aprendemos el uso de los símbolos que a su vez, nos permiten pensar en formas cada vez más complejas”.

De esta forma, el proceso didáctico se lleva a cabo en un Ambiente Preparado Psíquico donde se trabajan los vínculos, límites y acuerdos, los ritos que permiten una construcción de una identidad individual y colectiva.

Este sentido de pertenencia a un grupo humano y de identificación cultural generan una nueva disposición neurológica y psicológica que les permite a los estudiantes hacerse responsables de sus rutas de aprendizaje y por tanto aprender en armonía ya sea de manera individual o grupal, según sea su necesidad.

Asimismo, el Ambiente preparado físico busca desarrollar la autonomía, habilidades cognitivas y sociales-afectivas, valoración del error, tolerancia, solidaridad, cooperación.

Os invitamos a visitar nuestros Ambientes Preparados en Imagine Montessori School.

Mensaje a las familias

Decidir el colegio que acompañará el proceso educativo de nuestros hijos e hijas es una decisión que debe ser tomada a consciencia, desde un espacio informado y reflexionado. Queremos acompañarte en este camino como madre, padre o tutor. Para ello, hemos elegido algunos conceptos que rescatan la Esencia de la Educación Montessori, cuyas aportaciones pueden ayudarte en este proceso de búsqueda de una comunidad educativa en la cual puedas sentir que tu hijo o hija puede continuar viviendo en un nuevo espacio los valores similares a los de tu familia. Para poder confiar la vida de nuestros hijos e hijas a un equipo humano y profesional, es importante conocer y comprender lo que allí se promueve.

 

La Educación Montessori está presente en todos los continentes, hace más de cien años. Generaciones de niñas y niños ya en su juventud han logrado encontrar el sentido de su vida, descubriendo que a través de la autonomía, de la libertad en la toma de decisiones, el fluir del pensamiento, el amor y respeto por todo y por todos, llega un momento en su vida en que eligen los caminos que desean recorrer ya sea viajar, profundizar en algún oficio, incorporarse a algún proyecto laboral, desarrollar algún proyecto empresarial o ir a la universidad.

 

Durante la infancia (de 0 a 6 años) Maria Montessori señala que debemos colaborar para que el niño-niña logre una Independencia Física (a nivel de lenguaje y movimiento). Es una etapa esencial donde los periodos sensitivos están latentes y niños y niñas están realizando grandes conquistas respecto de su cuerpo y su entorno físico, social y emocional. Es el tiempo de la Mente Absorbente. En la niñez, de 6 a 12 años, momento maravilloso donde comienzan a germinar las primeras semillas de la ética y la moral, debemos acompañarlos para que logren aquella Independencia Intelectual que les permitirá conocer y comprender el mundo, para incluso transformarlo en diversos niveles. Durante la adolescencia, de 12 a 18 años, la gran conquista es la Independencia Económica y todo el despliegue curricular de Secundaria Montessori está organizado para que logren por una parte este aspecto, y por otra una preparación profunda en diversos saberes conectado con un sentimiento de admiración por todas aquellas personas que a lo largo de la humanidad se han identificado con diversas causas y han dejado huella por las repercusiones sociales que han tenido. Y finalmente, de los 18 a los 24 años Maria Montessori nos dice que es el momento en que somos capaces de mirar todo el camino que hemos recorrido y encontrar la misión de nuestra vida… «durante todos estos años he ido recibiendo estas experiencias, he ido intercambiando vivencias…ahora, ¿qué hago para contribuir a mejorar algún aspecto de la comunidad, de la sociedad, de la humanidad?»

 

Por ello, IMAGINE MONTESSORI SCHOOL da continuidad a través de cada una de estas etapas educativas desde infantil hasta Bachillerato sin perder la escencia Montessori.