Francesco Tonucci: Montessori, una escuela creativa, cooperativa, científica y no dogmática

Francesco Tonucci: Montessori, una escuela creativa, cooperativa, científica y no dogmática

tonucci-escuela-creativa-cooperativa-cientifica-imagine-montessori

Ayer tuvimos el placer de escuchar a Francesco Tonucci en el Palacio de las Artes y desde Imagine queríamos hacer extensivo su mensajes a todos los que no pudisteis asistir ya que nos sentimos muy identificados. FRATO, como firma sus viñetas, es un conocido pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Sus investigaciones se basan en el desarrollo cognitivo de los niños, su pensamiento, su comportamiento y la relación entre el conocimiento de los niños y el método educativo.

En 1991 realizó el proyecto de Ciudad de los Niños en su pueblo natal de Fano, que consistió en hacer una ciudad cuya referencia fueran los niños. El proyecto fue un éxito y se extendió a distintos puntos del mundo.

FRATO, defensor de los niños en todos sus aspectos, apuesta porque la voz de los niños debe de ser escuchada. Amigo y admirador de Gianni Rodari, comienza así la introducción a su recopilatorio de viñetas:

UN SEÑOR MADURO CON UNA OREJA VERDE

Un día, en el expreso Soria-Monteverde,

vi subir a un hombre con una oreja verde.

Ya joven no era, sino maduro parecía,

salvo la oreja, que verde seguía.

Me cambié de sitio para estar a su lado

y observar el fenómeno bien mirado.

Le dije: Señor, usted tiene ya cierta edad;

dígame, esa oreja verde, ¿le es de alguna utilidad?

Me contestó amablemente: Yo ya soy persona vieja,

pues de joven solo tengo esta oreja.

Es una oreja de niño que me sirve para oír

cosas que los adultos nunca se paran a sentir:

oigo lo que los árboles dicen, lo que los pájaros cantan,

las piedras, los ríos y las nubes que pasan.

Así habló el señor de la oreja verde

aquel día, en el expreso Soria-Monteverde.

Gianni Rodari (Italia, 1920/1980)

 

Escuelas que acompañan a nuestros niños

En su conferencia, Tonucci también cita “Un manual para ser niño” de Gabriel García Márquez, para manifestar que todos tenemos unos talentos propios en nuestro interior, y que lo que debe hacer una escuela es acompañar al niño y ayudarle a descubrirlo y potenciarlo, para que pueda dar lo mejor de sí mismo y a la vez ser feliz.

“Creo que se nace escritor, pintor o músico. Se nace con la vocación y en muchos casos con las condiciones físicas para la danza y el teatro, y con un talento propicio para el periodismo escrito, entendido como un género literario, y para el cine, entendido como una síntesis de la ficción y la plástica. En ese sentido soy un platónico: aprender es recordar. Esto quiere decir que cuando un niño llega a la escuela primaria puede ir ya predispuesto por la naturaleza para alguno de esos oficios, aunque todavía no lo sepa. Y tal vez no lo sepa nunca, pero su destino no puede ser mejor si alguien lo ayuda a descubrirlo.

No para fortalecerlo en ningún sentido, sino para crearle condiciones favorables y alentarlo a gozar sin temores de su juguete preferido. Creo, con una seriedad absoluta que hacer siempre lo que a uno le gusta, y sólo eso, es la fórmula magistral para una vida larga y feliz.”

 

tonucci-evaluación-montessori-imagine

Francesco Tonucci se muestra muy crítico con los deberes. Aboga por que los niños tengan tiempo para disfrutar de tiempo libre de juego y descanso. A la vez, indica que los deberes acrecientan la diferencia entre las familias: los niños que no tienen personas en su entorno interesadas en su enseñanza, o que no son capaces en apoyarles con los deberes, se ven perjudicados con respecto a los que cuentan con un gran apoyo en su familia.

“Me gustaría una escuela creativa, cooperativa, científica y no dogmática, en la cual la evaluación sea positiva. Esto sería una revolución” dice Tonucci en la conferencia.

Francesco Tonucci-escuela-creativa-cooperativa-cientifica-imagine-montessori

 

Cierra la conferencia exponiendo que “La mejor manera de cambiar la escuela y la educación es ofrecer a cada niño un buen profesor”. La labor del guía en la educación del niño es crítica, siendo primordial que cambie la percepción del trabajo de educador, para que no sea una profesión de segunda, sino una labor fundamental para el crecimiento personal del niño/a y por tanto de la sociedad. “Para ser maestro hay que tener unas características especiales como una relación fuerte hacia la infancia y un profundo respeto por los niños, ya que los alumnos deben de ser los protagonistas de su formación.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR