March 2016 - Imagine Montesori

Aportaciones científicas: La neurociencia

por Marco Zagal

En los últimos 30 años la Neurociencia se ha constituido como el área del conocimiento que mayores aportes ha realizado a la educación. Notables descubrimientos, tales como la neuroplasticidad, la sinaptogénesis, las células gliales, los hemisferios cerebrales, el cerebro triuno, el cerebro total, entre otros tantos conceptos nos dan nuevas pistas sobre cómo funciona el cerebro y aprende el ser humano, y por tanto, ponen de manifiesto la emergencia de un nuevo paradigma sobre el funcionamiento de la escuela y los modelos de enseñanza-aprendizaje que se deben implementar en los sistemas educativos. El cerebro tiene una gran capacidad de adaptación ante los diversos entornos sensoriales que nos rodean y por tanto, no es un órgano estático ni fijo.

A partir de las últimas investigaciones sobre neurociencia y neuropsicobiología, entre otras áreas, se identifica una coherencia entre el desarrollo integral de los estudiantes con los planteamientos de la Doctora Montessori. En este sentido la educación Montessori coincide, desde sus planteamientos más profundos, con dichos avances científicos en relación a cómo tiene que ser la escuela del nuevo siglo y el tipo de conocimiento y competencias que requiere la sociedad actual. Parece ser que se está abriendo un nuevo paradigma educativo ya que se visualiza la necesidad de comenzar una transición de un modelo educativo principalmente transmisivo del conocimiento, a uno más activo y holístico, desde una mirada socioconstructivista.

Se aprecia una concepción errónea sobre la educación Montessori como un planteamiento del pasado. Las investigaciones actuales en educación difieren y muestran la necesidad de incorporar cambios en el modelo educativo, cambios que para la filosofía Montessori no son ajenos, pues ya se aplican en su modelo desde hace más de un siglo. Si comparamos con detención los planteamientos de esta propuesta pedagógica con los planteamientos actuales sobre el aprendizaje escolar, la metacognición, la evaluación del proceso, el aprendizaje entre pares, donde el profesor es un facilitador más que un experto, la educación de personas libre-pensantes, autónomas, emprendedoras, creativas, que ven los errores como oportunidades, en síntesis, personas felices nos podemos dar cuenta que todos ellos o su gran mayoría forman parte del enfoque montessoriano.

Nuestra propuesta pedagógica pone atención en diversos elementos que, de una u otra forma, tienen un efecto importante en la autoestima, los aprendizajes y las posibilidades de superación a las que todos tenemos derecho, especialmente los niños, niñas y jóvenes en su proceso de construcción social y personal. Por todo esto, más que una responsabilidad profesional, tenemos una responsabilidad ética, tanto de la escuela como de la familia, porque somos conscientes que a través de la Educación se puede transformar la sociedad.

 

El guía Montessori-adulto

por Betzabé Lillo

Uno de los aspectos más destacados de la educación Montessori consiste en desarrollar la autonomía de los niños y jóvenes. Para ello, Montessori señala como un factor primordial la preparación personal del adulto que acompañará los procesos educativos de los niños. En palabras de María Montessori (1936): “…para educar al niño de manera distinta, para salvarlo de los conflictos que ponen en peligro su vida psíquica, es necesario en primer lugar, un paso fundamental del cual depende todo el éxito: es el de modificar al adulto”. Por eso, quizás, uno de los mayores desafíos de la propuesta educativa montessoriana es el trabajo personal que debe desarrollar el adulto, en este caso el profesorado. Utilizar la mayor variedad de estrategias de evaluación respetuosa y coherente con cómo aprende cada uno de nuestros estudiantes, nos permitirá acompañar adecuadamente ese proceso. En pedagogía esto se entiende como pasar de un modelo transmisivo del conocimiento, a un modelo de construcción social del conocimiento.

Una de las características de la Educación Montessori es el trabajo educativo que se realiza en Ambientes Preparados donde el curriculum está expuesto y el rol del profesor y de los estudiantes adquiere un nuevo significado. En esta trilogía educativa, que contempla al Niño-niña, al Guía Montessori y al Ambiente Preparado, se avanza de una manera equilibrada y acorde con las distintas etapas de desarrollo. Nuestro modelo educativo contempla como una meta el acompañamiento individual de los procesos de cada estudiante, para que cada uno pueda desarrollar su máximo potencial. Para ello, realizaremos un trabajo pedagógico en parejas educativas, lo que permite centrarnos, tanto en los procesos de aprendizaje de los niños y jóvenes a través de un seguimiento e intercambio educativo constante por parte del equipo docente.

 

El ciclo de 3 años

Las clases Montessori se dividen en áreas de conocimiento. En el siguiente vídeo vemos una breve explicación de su funcionamiento. El área de vida práctica muchas veces resulta llamativa pues los niños realizan tareas habituales en cualquier hogar. Esto les permite ganar en autonomía, independencia y confianza en ellos mismos y como además se realizan de manera colaborativa entre alumnos de diferentes edades, les permite explorar roles como el liderazgo y el aprendizaje a través de sus propios errores.

Los sentidos también tienen su lugar, pues la exploración a través de la vista, el oído, el tacto forma parte de la experiencia de aprendizaje.

Los materiales Montessori combinan todas estas áreas para permitir al alumno descubrir y extraer de ellos conocimientos a través de la experiencia sensorial de tocar, manipular y en definitiva hacer, en lugar de escuchar.

 

Video de Secret Garden Montessori, Frenchtown NJ. Secretgardenmontessori.org

 

Una mañana Montessori

Visto desde fuera, es difícil que las personas que no están familiarizadas con el método Montessori comprendan la esencia de esta pedagogía: dejar que los niños se guíen por su naturaleza para aprender, respetándolos como individuos. A veces lo más sencillo puede volverse complicado de explicar, y sin embargo cuando lo vemos en acción lo entendemos perfectamente.

Un ejemplo de esto es el vídeo del que os queremos hablar hoy, creado por una escuela canadiense, Dundas Valley Montessori School. En él podemos ver resumido, en tan solo 5 minutos, cómo son las primeras tres horas en una clase típica en un colegio Montessori. Desde la bienvenida alumno por alumno por parte de los guías, la autonomía que muestran eligiendo sus actividades, recogiendo sus materiales, interactuando con otros alumnos, como preparan su propio almuerzo eligiendo lo que desean y finalmente como disfrutan de la naturaleza.

 

El ambiente preparado

por Betzabé Lillo

Una de las premisas desarrolladas por Maria Montessori es que niñas y niños aprenden mejor cuando el contexto de aprendizaje (Ambiente Preparado) en el que se encuentran es armónico. Si el ambiente educativo y el maestro consiguen responder a sus etapas de desarrollo, a sus necesidades y estilos de aprendizaje, se lograrán aprendizajes significativos. En un Ambiente Preparado que genere las condiciones básicas para aprender en armonía a través de la libre elección de trabajo, se promueve la responsabilidad, una autoimagen positiva y una construcción de una identidad colectiva que les permite a todos quienes forman parte de dicha comunidad velar por una participación más activa en su proceso de aprendizaje.

Su propuesta de trabajo en Ambiente Preparado tiene una doble connotación: un Ambiente Preparado Físico y un Ambiente Preparado Psíquico donde el equipo pedagógico diseña condiciones favorables para la construcción social del conocimiento según lo permitan las características del desarrollo propio de cada uno de sus estudiantes, pues tal y como lo señala Vigotsky (citado en Baquero, 1996) “el conocimiento es resultado de la interacción social; en la interacción con los demás adquirimos conciencia de nosotros, aprendemos el uso de los símbolos que a su vez, nos permiten pensar en formas cada vez más complejas”.

De esta forma, el proceso didáctico se lleva a cabo en un Ambiente Preparado Psíquico donde se trabajan los vínculos, límites y acuerdos, los ritos que permiten una construcción de una identidad individual y colectiva.

Este sentido de pertenencia a un grupo humano y de identificación cultural generan una nueva disposición neurológica y psicológica que les permite a los estudiantes hacerse responsables de sus rutas de aprendizaje y por tanto aprender en armonía ya sea de manera individual o grupal, según sea su necesidad.

Asimismo, el Ambiente preparado físico busca desarrollar la autonomía, habilidades cognitivas y sociales-afectivas, valoración del error, tolerancia, solidaridad, cooperación.

Os invitamos a visitar nuestros Ambientes Preparados en Imagine Montessori School.

Montessori vs Escuela tradicional

En este vídeo de www.montessorimadness.com vemos por qué las escuelas Montessori mantienen la llama de la curiosidad innata de los niños viva y por qué en los colegios tradicionales se va abandonando esta fuerza que busca el conocimiento y a la vez potencia la búsqueda de la aprobación social a través de las notas, los premios y los castigos.

La educación Montessori trata de evitar que los estudiantes pierdan su motivación natural y que no sólo se preocupen por qué contenidos entrarán o no en los exámenes, animándolos y potenciando las áreas que más sean del interés de cada alumno.

En el vídeo podemos ver una preciosa historia de una estudiante fascinada con las divisiones, pero mejor que le des al “play” y lo descubras por ti mismo.

Mensaje a las familias

Decidir el colegio que acompañará el proceso educativo de nuestros hijos e hijas es una decisión que debe ser tomada a consciencia, desde un espacio informado y reflexionado. Queremos acompañarte en este camino como madre, padre o tutor. Para ello, hemos elegido algunos conceptos que rescatan la Esencia de la Educación Montessori, cuyas aportaciones pueden ayudarte en este proceso de búsqueda de una comunidad educativa en la cual puedas sentir que tu hijo o hija puede continuar viviendo en un nuevo espacio los valores similares a los de tu familia. Para poder confiar la vida de nuestros hijos e hijas a un equipo humano y profesional, es importante conocer y comprender lo que allí se promueve.

 

La Educación Montessori está presente en todos los continentes, hace más de cien años. Generaciones de niñas y niños ya en su juventud han logrado encontrar el sentido de su vida, descubriendo que a través de la autonomía, de la libertad en la toma de decisiones, el fluir del pensamiento, el amor y respeto por todo y por todos, llega un momento en su vida en que eligen los caminos que desean recorrer ya sea viajar, profundizar en algún oficio, incorporarse a algún proyecto laboral, desarrollar algún proyecto empresarial o ir a la universidad.

 

Durante la infancia (de 0 a 6 años) Maria Montessori señala que debemos colaborar para que el niño-niña logre una Independencia Física (a nivel de lenguaje y movimiento). Es una etapa esencial donde los periodos sensitivos están latentes y niños y niñas están realizando grandes conquistas respecto de su cuerpo y su entorno físico, social y emocional. Es el tiempo de la Mente Absorbente. En la niñez, de 6 a 12 años, momento maravilloso donde comienzan a germinar las primeras semillas de la ética y la moral, debemos acompañarlos para que logren aquella Independencia Intelectual que les permitirá conocer y comprender el mundo, para incluso transformarlo en diversos niveles. Durante la adolescencia, de 12 a 18 años, la gran conquista es la Independencia Económica y todo el despliegue curricular de Secundaria Montessori está organizado para que logren por una parte este aspecto, y por otra una preparación profunda en diversos saberes conectado con un sentimiento de admiración por todas aquellas personas que a lo largo de la humanidad se han identificado con diversas causas y han dejado huella por las repercusiones sociales que han tenido. Y finalmente, de los 18 a los 24 años Maria Montessori nos dice que es el momento en que somos capaces de mirar todo el camino que hemos recorrido y encontrar la misión de nuestra vida… «durante todos estos años he ido recibiendo estas experiencias, he ido intercambiando vivencias…ahora, ¿qué hago para contribuir a mejorar algún aspecto de la comunidad, de la sociedad, de la humanidad?»

 

Por ello, IMAGINE MONTESSORI SCHOOL da continuidad a través de cada una de estas etapas educativas desde infantil hasta Bachillerato sin perder la escencia Montessori.